La guía definitiva de la protección solar

Esta semana se ha celebrado el Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel (el día 13 de junio) y se ha hablado mucho de cómo podemos protegernos ahora que viene verano y estaremos tiempo en la playa o al sol. Parándome a pensar, me di cuenta de que hay muchos “Días contra el cáncer” y este específico sobre el cáncer de piel… lo cuál quiere decir que aun no somos muy conscientes del daño que hace no protegernos de los rayos solares, sea en verano, o en invierno, porque veo que nos lo tienen que estar recordando constantemente.

Llevo un tiempo queriendo hacer este post porque no hace mucho me invitaron a un lunch de formación de Protextrem, la marca de protección solar de Laboratorios Ferrer Health (de cuyas marcas ya he hablado antes), y aprendí bastantes cosas que quería compartir.

No es un post patrocinado pero sí quiero enseñar los productos que nos mostraron porque me parecen realmente interesantes. Además nombraré otros que conozco y también he usado. Es decir, sobre todo es un post donde hay info sobre la protección solar, para que puedas consultarlo o compartirlo cuando quieras… Bueno, a ver, y que lo pongas en práctica porque sino, ¿para qué? :P

Protextrem de Ferrer

En el lunch-taller de formación de Protextrem nos mostraron nuevos productos de su gama solar y, además, nos hicieron una breve formación para entender un poco mejor cómo funcionan las cremas solares.

Qué es la radiación solar y por qué es importante protegerse de ella

Agárrate que voy:

La radiación solar es la energía que emite el Sol y que llega a la Tierra… esta energía la forma un conjunto de ondas que se llama espectro solar. Dependiendo de la longitud de onda, cada una de estas ondas tiene un nombre u otro y, además, unas características diferentes.

El espectro solar consta de:
Rayos X y gamma: no llegan a alcanzar prácticamente la superficie terrestre
Rayos Ultravioleta: UV-A, UV-B y UV-C (de este llega muy poca a la superficie de la Tierra)
Rayos Visibles: la luz
Rayos Infrarrojos: IR-A, IR-B e IR-C, responsables del calor
Microondas

Radiación solar
Imagen: Metereologiaenred.com

Los rayos que nos importan ahora mismo son los UV-A, UV-B, luz solar e IR. ¿Por qué? Porque son los 4 rayos que penetran nuestra piel a diferentes profundidades, y son los que van a hacerle daño de diferentes maneras.

A no ser que seas astronauta porque entonces ya, pues te tienes que preocupar por los otros.

Imagen: Ladival.es

Lo de la protección de la luz solar, está más que asumida porque la vemos…

Asimismo hay que recordar que es importante protegerse de los Rayos UV porque llegan a capas profundas de la piel y no la percibimos… hasta hace poco la costumbre era tener en cuenta los UV-B, pero piensa que tienes que buscar protección para los UV-A también #ItIsLaw

Pero, además, es importantísimo protegerse de los Rayos Infrarrojos (IR) que penetran hasta la más profunda, la hipodermis y llegan en mucha cantidad: corresponden a 1/3 de la radiación solar que alcanza la superficie de la Tierra.

El tema es que algunos de los daños que hacen todos estos rayos no son inmediatos.

Pueden tratarse de las típicas quemaduras solares, de color rojo gamba que vemos y conocemos… jaja, jiji, luego nos pelamos y ale, a seguir bronceándonos, las provocan los UV-B. Pues ahí la piel ya se está acordando de tus ancestros y va a seguir acordándose de lo que le has hecho por los siglos de los siglos.

El daño también -y sobre todo- se manifiesta sin darnos cuenta, con el tiempo, cuando estés en un despiste… como el envejecimiento cutáneo, las arrugas, las manchas, o el cáncer de piel. Sí, cáncer de piel. A nadie le importa hasta que tiene cáncer… Y alteraciones a nivel celular. Provocado por las UV-A (que, por cierto, también provocan eritema -enrojecimiento-).

Te cuento:

Envejecimiento solar
Tamara Ecclestone autoenvejeciéndose por no protegerse

Qué me estás contando de las células y el Factor de Protección Solar (FPS)

Evidentemente, la ropa y los complementos como chales, sombreros y gafas son los primeros protectores solares. y las cremas del sol son tu segunda arma primordial… y has de saber qué tipos hay, cómo se leen las etiquetas y para qué sirven.

Hasta hace unos años las cremas solares solo protegían de la luz solar (visible) y de los Rayos UV-B… Luego estaban los aceites que, no sé, ¡viva el vino!

“Entonces ahora tenemos cubiertos los UV al completo, ¿no?”. Sí, las cremas ya incluyen protección frente a los Rayos UV-B y UV-A (pero no todas, has de estar al loro y buscar el simbolito -sigue leyendo-)… “¿Y los IR?” Pues hasta hace bien poquito no se hacían cremas solares que protegieran de los IR, sencillamente no se tenían en cuenta. Ahora se han percatado de que también dañan la piel y que es más grave de lo que parecía. “What!?”. Sep.

El tema con los IR (¡y con los UV-A!) es que provocan en la capa profunda de la piel un proceso de oxidación, liberando radicales libres que se cargan todo a su paso (colágeno, células, incluso ADN, etc).

Los radicales libres existen en nuestro cuerpo tras generarse por el mismo proceso en nuestro devenir, y por eso existen los antioxidantes para ‘defendernos’ de ellos… ¡Bieeen! “Ah, pues ya está, ¿no?”. NO. Porque cuando nosotros somos muy guays y nos ponemos al solazo llegan los IR a tutiplén al interior de nuestra piel y hay un aumento brutal de radicales libres tó locos a los que los antioxidantes que nosotros generamos no pueden hacerles frente. Total, muerte y destrucción. Traducido: pérdida de elasticidad, degeneración celular, descolgamiento y flacidez (Lee más sobre los daños de los IR, en esta entrevista tan interesante).

“Bueno, entonces ¿WTF con todo?”. Pues nada lo que decía: que hay que buscar cremas solares que protejan mucho y bien. Es decir, mucho, en cantidad, y de mucho (de diferentes tipos de rayos -de amplio espectro, que se llama-).

Ya hemos visto los rayos, pues voy ahora a la cantidad, o sea al FPS, al Factor de Protección Solar… al numerito ese típico que está en los envases.

El Factor de Protección Solar (FPS)

A ver, el Factor de Protección Solar es un número muy random. Es cierto. Verás: indica la cantidad de veces por la que se multiplica la fuerza protectora de tu propia piel. Ya te lo he dicho, es muy variable; porque depende de un montón de cosas que NO las puede dar la crema en sí.

O sea, que no es ni el número de horas, ni minutos, ni lo que van a penetrar los rayos, ni nada… en todo caso te da la idea de la cantidad de tiempo que puedes estar expuesta al sol sin necesidad de echarte crema otra vez. Técnicamente acaba midiendo el número de veces que se alarga el tiempo de exposición al que una persona se puede someter sin alcanzar el DEM (Dosis de Eritema Mínimo).

Para entendernos: el FPS es un POWER UP del escudo propio de tu piel.

Has de saber varias cosas:
Es relativo. Quiere decir, depende de muchas cosas, del sol que haga, del grado de radiación de ese día, de cuánta crema te pones, de si te pasas en un trozo y en otro se te olvida, de si sudas, te bañas o te rebozas en arena, del tipo de piel, etc.
Se mide haciendo referencia a los UV-B. La protección frente a los UV-A no es obligatoria, solo una recomendación y será siempre 1/3 del número de FPS que veas en el envase.
No es acumulativo. Es decir, si te echas 1 vez de 50 y a los 2 segundos te echas de 30, NO suman 80. Don’t flipate!
El factor lo estipulan poniendo 2 mg cada cm2 de piel. Es decir, que si tú te pones menos cantidad que eso, pues ya no tienes protección 50 aunque lo ponga en el bote.
No hay FPS más alto que 50. Se considera alto o muy alto a partir de 50 y “no hay más alto” porque científicamente no pueden demostrar que se proteja más allá de ese nivel.
No es un % de protección. Igual que antes: no son minutos, ni horas, ni tampoco te dice que te cubre un 50%.
No existe protección absoluta. Jamás.

ASÍ QUE MUCHO CUIDADO CON LAS LEYENDAS URBANAS

(Lee más sobre FPS, aquí)

Conoce tu fototipo

Y luego échate una crema de 50+ con protector UV-B, UV-A e IR.

Fototipo
Conoce bien tu fototipo.

Los filtros solares o tipos de cremas protectoras

Las cremas solares, o sprays, o brumas… no son más que un producto que contiene una serie de filtros que nos ayudan a protegernos de los rayos malignos del sol. Hay muchos formatos de protector solar diferentes pero todos tienen alguno de estos filtros (o varios o uno):

FILTROS QUÍMICOS: son sustancias que se activan con la radiación solar. Mediante reacciones fotoquímicas lo que hacen es absorber los fotones de la radiación solar y los transforman en algo inocuo para la piel (realmente los excretan, jajaja). De este modo minimizan el impacto de la radiación UV-A y UV-B sobre la piel.

FILTROS FÍSICOS: son sustancias minerales que reflejan y dispersan los rayos, tipo escudo. No hay reacción química porque son como espejos y actúan sobre los UV-A, los UV-B, la luz visible y la infrarroja.

También existen otros que llaman FILTROS BIOLÓGICOS (vamos, pertenecientes a la familia de los químicos porque, qué es la biología sino), que en realidad no son filtros sino que son “agentes”. Se suelen utilizar en pastillas bronceadoras o, si van en las cremas, suelen ser los antioxidantes o vitaminas. Atención con esto porque no todos los antioxidantes van a ayudar al cuerpo a protegerte de los UV-A e IR, que una crema lleve antioxidantes no significa que estos penetren hasta la hipodermis donde se generan estas luchas radicales libres VS antioxidantes, que es donde interesa que lleguen.

Más o menos, así funcionan:

FILTROS QUÍMICOS

Filtros Químicos
Imagen: Protextrem y Bruno Vassari

FILTROS FÍSICOS

Filtros Físicos
Imagen: Protextrem y Bruno Vassari

– Son más fluidos
– Son más transparentes
– Los absorbe la piel
– Pueden producir alergias o insensibilidades
– Son menos seguros en cuanto a toxicidad
– Se pueden utilizar mejor en cosmética para hacer diferentes tipos de formatos
– Preferible que no los lleven los niños
– De estrecho espectro (solo UV-A y UV-B)

– Son más pastosos (¡pero hay cremas muy fluidas!)
– Son más blancos (¡aunque últimamente se consiguen filtros casi transparentes!)
– No los absorbe la piel
– Son inocuos para la piel
– Son más seguros porque no penetran
– Se trabajan un poco más difícil en cosmética pero se está innovando mucho en esto
– Los pueden llevar los niños (desde los 6 meses)
– Cobertura de amplio espectro (luz visible, UV-A y UV-B e infrarrojos)

Vale, ahora ya sabes por qué tu crema solar es blanca y espesa… porque quizá la mayoría de sus filtros (o su totalidad) sean físicos. En realidad es ¡súper bueno! Pero entiendo que sea una mierda salir así a la calle, o maquillarte…

Pues hay esperanza: hay cremas fluidas, casi transparentes, hechas con solo filtros físicos (o en su inmensa mayoría); solo has de buscar bien.

Ahora que ya sabes todo esto, te toca a ti elegir qué protectores solares utilizar. Los hechos con filtros físicos tienen mayores beneficios para la piel, y los que tienen filtros químicos son buenos también pero tienen mayores beneficios estéticos.

Pero busca las cremas que…

Cómo ha de ser una crema solar

Lo obligatorio:
Hipoalergénica. Que no dé alergias.
Fotoestable. Vamos, que al sol siga haciendo su tarea protectora.
Con fecha de caducidad. Sí, las cremas solares sí caducan. No como bloggers que he leído por ahí que dicen en sus blogs que no caducan. Caducar significa que pierden su potencial protector, no es que la crema se cuaje, pero no pueden garantizar que proteja lo que dice.
Con fecha de consumo. En el envase, como en todos los productos de cosmética, aparece un loguito con el número de meses recomendado que el producto puede permanecer abierto (no en plan tapa quitada, sino desde que lo estrenas). Suelen ser 12 meses.

Lo que molaría:
Que sea de amplio espectro. Es decir, que proteja de todos los rayos solares que hemos conocido.
Si lleva añadidos que cuidan de la piel, mejor. Es decir: vitaminas, complejos celulares protectores antioxidantes o cosas así. Siempre es un plus.
Que no tenga parabenos, ni perfume o, lo mínimo posible (por si buscas una crema con color).

Cosas que NO hacer con las cremas solares

Lo voy a decir 1 vez y no lo voy a decir más:

A los bebés menores de 6 meses NO se les puede poner crema solar -de hecho tampoco les debería dar el sol-
– Utilizar formato que no sea para tu tipo de piel: si tienes la piel grasa, evita las cremas pesadas, aceites o brumas.
– Utilizar una que no sirva para lo que haces: si hacer surf ponte una que aguante más el agua
– Comérsela. Bueno, allá tú.

Cosas que SÍ hacer con las cremas solares

– Echarse cada 2 – 3h.
– Ponérsela como crema hidratante diaria (incluso antes del maquillaje)
– Ponerse en días de nubes o lluvia
– Comprarse la crema adecuada a tipo de piel, al tipo de vida que lleves o según el momento para que la necesites (deporte, piel grasa, piel seca, con color, para el agua…)

Cómo se lee una etiqueta de una crema solar

“Vale, todo esto está muy bien pero ¿dónde narices aparece esta información en el envase?

Cómo Leer la Etiqueta de un Protector Solar
Presta atención a cada símbolo. Fíjate en el FPS y si el símbolo UV-A está rodeado con un círculo. Imagen: Protextrem

Algunos productos de Protextrem de Laboratorios Ferrer (y otras marcas)

Ahora está en tu mano escoger un buen protector solar… Yo voy a enseñarte algunos que nos mostraron en el lunch-formación de Protextrem de los Laboratorios Ferrer Health y también voy a nombrarte algunos de otras marcas:

Sun&Baby | Zer0%

Son las 2 novedades que nos presentaron:

Protextrem de Ferrer
SunBaby y ZER0%

Por una parte Sun&Baby o, como yo lo llamo: si tuviera un hijo, este sería su protector solar.

No tiene parabenos, ni perfumes, está hecho a base solo de filtros físicos, protege de UV-A, UV-B e IR, es resistente al agua y tiene un complejo multiprotector celular llamado XTM y que, en serio, nos enseñaron estudios y es brutal para proteger las celulas de los radicales libres y regenerarlas.

Por otra parte ZER0%, que es lo mismo que el de nenes pero para adultos y mi tipo de piel (sensible y blanca con mil pecas).

Igual: es sin parabenos, perfume, ni filtros químicos (solo con filtros físicos). Pese a eso es muy fluido, casi transparente y suave. También es de amplio espectro (protege de UV-A, UV-B e IR), y tiene el complejo multiprotector celular XTM.

Sun&Slim

Protextrem de Ferrer
Sun&Slim

Aquí encontrarás más info de Sun&Slim. Es un protector de FPS alto (30) a UV-A y UV-B, en formato aceite seco. Contiene un complejo que minimiza el aspecto de la celulitis y reduce contorno. Yo lo utilizo para darme masajes. :D

Faciales: Natural (transparente) | Sublime (con color) | BB cream Anti-Aging

Protextrem de Ferrer
Faciales de Protextrem

Yo es que soy de protectores sin color porque ya tengo mi BB-Cream coreana (que, por cierto también tiene protector solar) y lo que hago es ponerme la crema del sol facial como una hidratante por la mañana. Pero si te gusta con color puedes probar esta:

Protextrem de Ferrer
BB Anti ageing

Sobre estos 3 modelos y formatos de cremas protectoras faciales, tienes más info aquí… estos tienen filtros físicos y químicos. Personalmente yo me quedaría con “Natural” porque no lleva color y es de alta protección y amplio espectro (UV-A, UV-B e IR) y tiene el complejo XTM que he comentado anteriormente.

Protextrem de Ferrer
Natural de Protextrem
Protextrem de Ferrer
Natural de Protextrem

Para proteger de un modo parecido hay 2 cremas de otras marcas más que me gustan mucho: Heliocare 360º Fluid Cream y Singuladerm XpertSun Supreme o Delicate… Ambas con FPS 50+, de amplio espectro (UV-A, UV-B e IR) y con diferentes complejos propios de cada marca. Ahora estoy acabando de utilizar (en mi día a día) el Fotoprotector Isdin FusionWater, que también es FPS 50+ pero no lleva protección frente a IR y tengo muchas ganas de terminarla para ponerme una crema ya con protección de amplio espectro.

Mi opinión personal

Yo todo esto de los Rayos Solares lo tenía controlado porque estudié biología en la universidad y claro… pero, sinceramente, en la formación de Protextrem me explicaron muchas cosas interesantes y, desde entonces, me puse a buscar e informarme y a leer más sobre el tema.

Es increíble lo desinformados que estamos a veces. Porque yo no sabía que existían protectores frente a los infrarrojos, por ejemplo… O sabía muy de lejos lo de los radicales libres, pero no tenía ni idea que un protector solar los podía combatir y, además, ayudar a regenerar las células.

Siempre me he puesto crema pero quizá no todo el rato o igual salía un rato al sol sin nada… y al final la piel sufre. Esta soy yo hace unos 8 años (¡joder, cómo pasa el tiempo!), con mis pecas y manchas.

Coco pecas
Pecosa

Sigo teniendo pecas y me encantan pero soy más consciente de cómo protegerme. Elijo bien lo productos que van a tocar mi cara.

El caso es que mucha gente no sabe absolutamente nada sobre protectores solares ni el FPS, y no la culpo. Nadie nos explica nada, nos hemos de fiar de lo que nos dicen las marcas en sus anuncios.

Hay algunas cosas que sí están controladas por ley pero en estos temas hay mucho hueco abierto a la “recomendación” y por ahí es por donde las marcas te la clavan y te dicen cosas como pantalla total o bloqueador del sol (que ahora están prohibidas por ser mentira pero en su momento eran palabras mágicas, te sentías ultra protegida).

En este tipo de cosas, sinceramente, no me la juego: analizo, paso un poco de tiempo buscando el mejor protector y compro el que creo que me va a ir bien y, sino, cambio. Será dinero, pero es mi cara, mi piel.

Espero de verdad que esta guía te sirva a ti o a otra persona que pase por aquí… y si eres alguien experto en el tema y ves que puedo mejorar algo o debo corregirlo, ¡dímelo! Mi pretensión es ayudar.

¡Gracias por leerme y a disfrutar del sol!