Freeel es la libertad eléctrica

Tuve la suerte, hace poco, de gestionar una promoción en Bloguzz que me pareció muy curiosa y me llamó mucho la atención: la de las bicicletas eléctricas Freeel. En ella 9 bloggers tenían la oportunidad de probar las bicicletas de la recién estrenada marca Freeel por Barcelona y valorarlas.

Y digo suerte porque un par de días acompañé yo misma a los bloggers con las bicis por la ciudad y fue una experiencia muy divertida.

Además, mirad qué monas:

Nunca me había montado en una bici eléctrica y por mi cabeza se paseaba la idea de que fuera una especie de moto ligera… bueno, es algo así pero diferente. Me explico. En cuanto subí a una de ellas me di cuenta de que, efectivamente, era una bici; en cuanto di dos/tres pedaladas me di cuenta de que aquello no era una bici (¡iba solo!). Desconcierto.

El tema es que al dar un poco de impulso, cuando la bici está encendida, el motor eléctrico se activa y empieza a andar solo. Lo único es que se ha de acompañar el movimiento: tú no te cansas, pero has de hacer el juego de tobillo “como si andaras por las nubes”. Sí, esto me lo inventé yo, lo de andar por las nubes, ¡como si alguna vez lo hubiera hecho!

Las bicicletas son normales, salvo porque llevan motor. Cuando está apagada puedes pedalear de la manera habitual e ir cambiando las marchas. Cuando la enciendes tienes un control en el manillar con el que puedes seleccionar la potencia del motor y donde te muestra la carga de batería. La bici se puede encender y apagar yendo en marcha, sin necesidad de parar. Igualmente, se puede cambiar de potencia (low, med, high) al vuelo.

Freeel oferta 3 modelos: plegable, city y montaña. Para mí el mejor modelo es el plegable; las otras, a no se que tengas un lugar donde dejarlas y que no implique el uso de escaleras, me vienen un poco grandes para ciudad. Pese a eso, en los 3 modelos la batería se puede sacar de su receptáculo y subirla a casa o a la ofi para cargar como si de un móvil se tratara.

Bajo mi punto de vista, son bicicletas muy chulas para ir por ciudad, sobre todo la plegable.

Los precios varian desde 800 a 1200€ según el modelo. Hay accesorios y recambios y todo se puede comprar a través de su tienda online. Además, disponen de un seguro bastante asequible y con el que te puedes sentir más tranquilo a la hora de circular que, pese a que no es obligatorio, siempre viene bien.

En fin, ¡ahora ya no puedo decir que no he montado en una bici eléctrica!

Si tenéis alguna duda pasad por su web que está todo muy bien explicado allí. :)

Dejar un comentario