Desfiles con los dioses

Gracias a L’Oréal Paris, he podido disfrutar, como asistente y bloguera por un día, de la que es la pasarela española más conocida: Cibeles Madrid Fashion Week. En este caso se trató de la 49ª edición de tal evento, donde L’Oréal cumplió su décima cita como maquillador y peluquero oficial. Os cuento cómo fue mi experiencia, primero todo lo que vi y pude husmear y también lo que más me gustó de cada desfile del domingo 22.

Cibeles y Neptuno, como bien sabéis, no sólo son dioses, son las dos salas donde se realizan los desfiles de Madrid Fashion Week y empezaron a funcionar como dupla en septiembre de 2008. Cibeles, la más conocida, tiene una altura de 30 cm. y un ancho de 2,40 m. y el público se sienta en sillas blancas; Neptuno, más vanguardista, mide 6 metros de ancho y se sitúa a ras de suelo y está rodeada por gradas. Total, que hasta allí me dirigí para poder apuntar en mi libretilla todo lo que me llamaba la atención de todos los desfiles del día.

10:00 h. – Alma Aguilar

Alma Aguilar

A las 10 y pico, con retraso, empezó el primer desfile. Con una escenografía que emulaba un palacio, la española Marina Pérez, la primera top en abrir la sesión del domingo, apareció con un vestido en tono rosa empolvado en muselina de seda.

Los colores que eligió Alma Aguilar para su colección no distaron mucho más allá: malvas, rosas palo y dorados fueron los dominantes para arropar unos tejidos suaves y vaporosos trabajados a partir de la seda. Algo curioso fue ver como presentó algún vestido en napa con una caída muy elegante. Y los escotes drapeados románticos pero a la vez muy femeninos. Los zapatos, de Magrit, estaban confeccionados con la supervisión de la diseñadora, que celebraba su 10º año como creadora.
A mí, personalmente me encantó un vestido en muselina de seda torneada malva con un corsé metalizado y escote palabra de honor.

11:30 h. – Antonio Alvarado

Empezó en Neptuno con una gabardina suave en tonos camel oscuro y mangas que emulaban hombreras…

Antonio Alvarado

Y siguió con una colección muy invernal (claro) más trabajada para el día, con lanas forradas, texturas gruesas y abrigadas y colores marrones, beige y otros cálidos como el naranja, así como azules verdosos y lavanda que le daban vida. Se pudo ver durante en el desfile un detalle omnipresente: el pelo natural para adornar tanto zapatos (diseñados por Antonio Alvarado) como chaquetas, pantalones y cinturones. Y pequeños guiños como la golondrina que adornaba algunos vestidos. Del mismo modo, hay que remarcar el uso del punto aplicado en patrones de traje sastre, quitándole formalidad a los looks. Sorprendió el peinado, elaborado por el equipo de L’Oréal: un gran tupé en forma de onda que le daba un toque elegante pero divertido. Me quedo, pues, con una camisa naranja con mangas de capa y pantalón a la cintura, aunque también me gustó un mini vestido asimétrico en añil oscuro… Creo que lo de los pelos no va conmigo :P

13:00 h. – Lydia Delgado

Si hay una palabra que defina la puesta en escena del desfile de Lydia Delgado es espectacular.

Lydia Delgado

Abrió con un gran “cucurucho” de charol negro, color dominante (por no decir el dictador de la colección), al que le siguieron unas gafas en forma de lazo, también del mismo material y color, y más tarde unos antifaces de encaje y cuellos de arlequín. Una de las cosas más remarcables fue el look de las modelos en cuanto a maquillaje: labios muy oscuros, que casaban a la perfección con la filosofía de la colección y que no quedaban artificiales, sino todo lo contrario (y casi, casi, aconsejada por ¡su hija!). Basándose en las mariposas, como se pudo ver en algunos abrigos con mangas muy anchas y con volúmenes, y también detalles en botones-joya como piedras y abejas, creó una colección basada en la geometría y con colores canela, ciruela, beige y grises. Para mí, los mini vestidos y las medias impresionantes con apliques brillantes que presentó la diseñadora fueron pequeños regalitos para los ojos.

14:30 h. – Kina Fernández

Kina Fernández

Éste fue uno de los desfiles que vi en backstage… Se habló mucho de un “chaquetón de cordero teñido” que Kina Fernández sacó en dos versiones, que me gustó más bien poco (ya sabéis que las cosas muy pomposas me desagradan). Se podría decir que la colección era muy masculina pero sin dejar de lado la feminidad que dan las chaquetas entalladas y los pantalones con pinzas y frunces para que queden pegados al cuerpo y el mohair, el terciopelo y el jacquard de seda. Sobre todo, el uso del tejido llamado “Príncipe de Gales” (lo que el resto de mortales entendemos como cuadros y rombos formados con líneas de color en los sastres) y detalles como pajaritas, fueron los que dieron la continuidad a la colección, marcándola como masculina y más accesible. Los colores usados fueron los verdes botella, marrones, grises y negro, y el cobre para los trajes de noche. Con uno de ellos me quedo, que tenía un escote vertiginoso y una espalda impresionante, los dos formando V.

16:00 h. – Miriam Ocariz

Con Miriam Ocariz, la tarde empezó con mucha fuerza y con una paleta de colores viva e impetuosa: turquesa, rojo, mostaza, rosa palo, blanco y, sobre todo, una base de negro. Bajo la presencia de un lazo de neón fucsia, las modelos empezaron a desfilar con prendas que eran guiños a lo gótico y rockero con tejidos y texturas con una cierta consistencia y personalidad: crêpe, pata de gallo y mikado, para seguir con seda y tejidos más fluidos y mezcla entre ellas.

Miriam Ocariz

La cintura muy marcada hacía que la colección entera fuera tremendamente sexy y femenina. Los estampados, totalmente diseñados por ella, guardaban curiosas sorpresas como trampantojos: corazones que se transformaban en perfiles de nenas con coleta o acumulaciones de perlas para crear extrañas texturas. Los patrones complejos pero muy limpios, optaban por la combinación de geometrías y daban mucho juego y mucho movimiento al andar. Del mismo modo, los complementos y zapatos estaban diseñados exclusivamente por Miriam para Farrutx. Me es muy, muy difícil quedarme con un look porque me gustaron muchos, sobre todo detalles como la manera de asomar las mangas de camisas de seda por debajo del abrigo y las combinaciones de colores extra vivos, como la camisa turquesa con la falda rosa. Pero uno de los más impactantes fue la mezcla de esta falda mostaza, ceñida a la cintura, con la suavidad de la blusa estampada.

17:30 h. – Lemoniez

Lemoniez

La colección fue sobre todo muy sobria y, en palabras del diseñador, “muy dramática”. Los colores elegidos para el día fueron el negro, morado, rojo, azul muy oscuro y el rosa, y para la noche una paleta más luminosa: blanco, marfil, plata y gris. Se nos presentó a una mujer muy segura de sí misma e “inaccesible y perfeccionista”. El impactante maquillaje se basaba en unos labios muy oscuros y el trabajo de peluquería realizado por L’Oréal Paris nos ponía en situación, mediante un cardado abullonado: una mujer misteriosa e inalcanzable. Me gustaron mucho las pinceladas retro, pero prefiero evitar los abrigos extralargos y de pieles, los zorros y diversos animales, que te hacen ultra mayor y que ahora resultan estar a la moda. Presentó también algunos mini vestidos con lentejuelas con ilustraciones propias y detalles con tachuelas. Pero elijo, entre todos, este maxi vestido de corte griego con el detalle del cinturón de eslabones estrechos.

19:00 h. – Ana Locking

Con “EXPECT NO MIRACLES HERE” como fondo de escenario empezó el desfile llamado “Miracles” de esta joven toledana.

Ana Locking

Unas mangas con volumen pero muy fluidas, unos pantalones de pitillo muy estrechos y al tobillo y un total look en negro fueron los encargados de irrumpir en el escenario con fuerza. Éste fue otro de los desfiles que viví en backstage y fue realmente emocionante. En cuanto al maquillaje, pudimos ver cómo se perfilaban los ojos en negro para hacerlos felinos y misteriosos, y se acompañó con unas pelucas y un cardado perfectamente colocado con Elnett, dando la sensación de trasladarnos, en parte, al siglo XV. Los zapatos los diseñó en su totalidad Ana Locking para Fosco, por lo que podremos verlos dentro de muy poquito en las tiendas de la firma (al igual que hizo Miriam Ocariz). En la colección también presentó a un hombre muy atrevido, con pantalones hasta los tobillos y con chaquetas que recordaban trajes de esgrima: largos por delante y cortos por detrás. La mujer, muy sensual, llevaba maxi cinturones de piel y hombreras marcadas por el corte del patrón. En cuanto a tejidos, al igual que las organzas y tafetas daban geometrías rígidas, la seda en duchesse satin o chiffon jacquard, la franela y la lana, otorgaban un poco más de movimiento y versatilidad, y nos presentó unas propuestas desestructuradas en tonos negro, gris, oro, cereza y chocolate que a más de uno dejó con la boca abierta. Uno de mis preferidos: este look asimétrico.

20:30 h. – Carmen March

Si por algo quiso ser recordada la mallorquina fue por el lujo extremo que presentó en su primer desfile en solitario.

Carmen March

Complementos en piel de lagarto, serpiente, etc. ponían la guinda a una colección inspirada en Diana Vreeland (editora de moda de Harper’s Bazaar y Vogue, fallecida en 1989). Haciendo acopio de turbantes, grandes hombreras y cinturones estrechos y trenzados, nos transportó a los años 40. Usando tejidos suaves como la gasa de seda, el lamé o el encaje, combinados con otros más rudos como la lana, el fieltro y las lentejuelas, consiguió que la mujer tuviera una presencia fuerte y poderosa. En cuanto a los colores, fueron suaves pero brillantes, como el oro viejo, el añil, el gris o el cobre, con una base de verde que también reflejó en el suelo de la pasarela. Yo me quedo con los cinturones-cangrejo de hueso y la falda plisada en azul metalizado.

22:00 h. – Ailanto

Para el cierre de fiesta, los Ailanto nos presentaron una colección basada en “El Príncipe Feliz” de Oscar Wilde.

Ailanto

Abrió la top brasileña Daiane Conterato con un un abrigo de lana gruesa sobre un vestido suave y vaporoso creando contraste entre lo masculino y rígido y lo femenino y etéreo. Éste iba a ser el eje central de la colección. Los tejidos, del mismo modo, seguían esta línea: por una parte crêpe y jacquard de lana, tweed, algodones y organzas, y por otra, chiffon y jacquard de seda y voilè de algodón. Nos enseñaron una bonita colección marinera, con láminas doradas de peces decorando vestidos y maxi blazers, uniformes y abrigos navales con abotonadura dorada y la estética de un soldado de agua salada con pantalones de camales muy anchos. En los sutiles vestidos de seda predominaban motivos antiguos y “folclóricos” junto con detalles “de la antigua Praga” y espigas, ornamentos florales y figuras de la estátua del Príncipe, el protagonista del cuento de Wilde. Los tonos predominantes eran el oro, navy, rojo, beige, amarillo y marfil. El cabello, suelto, llevaba un sencillo recogido lateral con una horquilla que jugaba con los complementos: cadenas, piedras de cristal en bolsos y collares y detalles de la golondrina.

En definitiva, como podéis ver, una jornada la del día 22, muy completa, con muchas propuestas, donde podemos destacar las paillettes, el color oro, los pitillos, el punto combinado con tejidos más glamurosos y la geometría de los patrones que a veces nos hace llevar prendas ceñidas y en otros casos maxi, pero sin perder el punto femenino.

Las fotos de los looks en pasarela son de Hola.com.

  • responder bellafer ,

    jo, q envidia… me alegro q te lo pasaras tan bien… a ver si podemos quedar un día y me lo cuentas con pelos y señales ;) un rebesazo!

    • responder Gina ,

      Jooo!! Que suerteeee
      Quina enveja em fas :)

      • responder ruben ,

        Si cuando yo digo que si al matallo que si quiere promocionar algo, te lo diga a ti, sera por algo.
        Un beso, nos vemos en la twittche.

        • responder Cibeles por dentro - Blog personal de Coco* ,

          […] HusmeaArchivador « Desfiles con los dioses […]

          • responder coco ,

            :D ¡¡Gracias a los 3!!

            Me lo pasé fetén, jajajaja :P Por otra parte había mucho “poser” y mucha tontería :neutral: pero vamos, como hay en todos sitios, lo que aquí es que se ven más porque ellos mismos quieren hacerse notar :sick:

            De todas maneras, es toda una experiencia y siempre hay que sacar cosas buenas :love:

            • responder Elena ,

              Se pueden comprar después? Qué se hace con los vestidos y demás?

              PD: Pedazo de post, a tus pies… (para luego los inquinados/as digan q esto es de recetas)…me pierdo en la mitad de la palabras…Sabes? Sugerencia…enlazar algunos tipos automáticamente a alguna definición de Wikipedia o de dónde sea…al público experto no le molestará, y al que quiere saber, le vendrá bien…

              • responder JULIA ,

                Mira que no es un mundo que me atraiga, pero tu post es apasionante. Se nota que lo viviste con verdadera emoción. :love:

                Dejar un comentario